LEAN ESTO PRIMERO: Bienvenidos, entren y lean:

Buenas, espero que esta pagina en la que han entrado les llame la atención, pues significará que por ahora voy bien. Este es un blog de historias, pequeños relatos, algunas frases interesantes, todo sacado desde cero, es decir, inventado todo lo escrito. Al ser esto un blog, todo lo nuevo escrito aparecerá lo primero, pero les recomiendo que empiecen por la 1ªHISTORIA (Luna de Cristal), que encontraran en el mes de febrero, también les recomiendo que lean las frases, algunas interesantes y llenas de sentimiento. Espero que disfruten. Gracias.



miércoles, 7 de abril de 2010

4ª HISTORIA - El jardín de las maravillas

Y al fondo de aquel pasillo se encontraba la última puerta, el patio que llevaba intentando entrar desde mi infancia se encontraba cerca.
Me llamo Doing, tengo 19 años, vivo en un pequeño barrio a 3 casas de una enorme y lujosa mansión con un gran árbol en el jardin trasero. Aunque nadie nunca me ha creido, en ese jardín siempre han ocurrido cosas extrañas, para empezar, todas las noches, en la parte mas arriba del árbol una lucecita roja empezaba a parpadear y a bajar por él rodeandolo, y no es que lo haya visto una vez no, lo he llegado a ver unas 200 veces en toda mi vida, pero nadie más lo ha visto nunca.
No solo ocurría lo de la luz, también se oía auyidos cada luna llena, y en las noches de festivo si te fijabas bien podías escuchar como el árbol cantaba al son del movimiento de sus hojas, y como eso cientos de cosas más, a cada cual más increible.
Desde la primera vez que dije sobre la casa sobre los 8 años, mi madre ha intentado en numerosas ocasiones que fuera a un psicólogo, pero mi padre siempre lo ha impedido. Una vez, mi madre me dijo que si quería ver lo que había dentro del jardín pidiera permiso al Sr. Will, el dueño de la casa, un anciano cascarrabias que me cerró la puerta en la cara nada más pedirle permiso para entrar.
Dada mi curiosidad y mi entrenamiento en atletismo he aprovechado el viaje del Sr. Will y he conseguido saltar la valla de la casa, de más de dos metros y medio de altura, y entrar en la casa por una ventana. En el salón me encontré al gato del Sr. Will, un gato normal y corriente, blanco y negro, y desde entonces me ha estado siguiendo por zona de la casa que he ido, pero no me importa, estoy a punto de descubrir lo que pasa en ese lugar.
El pasillo se me hace corto, la espera llega a su fin, si tengo suerte la puerta estará abierta, y gracias al cielo la tengo, el pomo gira y la puerta se abre dandome la oportunidad de ver el jardín.
Esto es maravilloso, es lo más parecido a un jardín japones que he visto en mi vida, el gran árbol en el centro mostraba un tronco de magnifica anchura, un rio artificial partía el jardín en dos, pero estaba unido por un pequeño puente de madera. Cientos de magníficas flores estaban esparcidas por todo el jardín, de todos los tipos y colores, un perfecto camino de piedra llevaba a dar un paseo alrededor del jardín, que tenía un cesped perfecto. La valla estaba decorada por cientos de pájaros que cantaban, libres, sin jaula, y que volaban alrededor de aquel tesoro de la naturaleza. Además de su tranquilo y armónico canto, el sonido del aire golpeando y moviendo las hojas hacía de aquello un lugar único, pero todo esto sin rastro de nada extraño.
Me recorrí el jardín decenas de veces para encontrar algo extraño, pero nada aparecía, y con la fascinación se me había pasado el tiempo y ya son las ocho de la tarde, debía salir de ahí.
Abrí la puerta con cuidado, y ví que el gato estaba sentado al otro lado, mirandome, me quede mirandole ensimismado hasta que oí un ruido en la casa que me espabiló, reaccioné y di un paso, pero entonces el gato se abalalzó contra mí echandome al jardín, entonces se cerró la puerta.
Intenté volver a abrirla, pero esta vez no podía, así que pegué la oreja a la puerta y oí como alguien hablaba, era el Sr. Will dirigiendose a su gato.
-¿Qué pasa pequeño?- dijo el Sr. Will a la extraña mascota- ¿Hay alguien el jardín?
El gato maullo y después escuché como arañaba la puerta.
-Tranquilo, hoy es luna llena, él se divertira -dijo el Sr. Will mientras se alejaba.
Me quedé asombrado, ¿por qué diría que me divertiría?, a no ser que, ha dicho que hoy es luna llena, no creo que pase algo de verdad con los aullidos. Asustado comencé a buscar una salida por el jardín, pero al cabo de una hora sin encontrar nada me rindo, demasiadas sensaciones fuertes para mí, no me queda otra que llamar a la puerta, empecé a golpear y a llamar al Sr. Will.
-¡Disculpe!, ¡Sr. Will!, ¡Siento haberme colado en su casa, no lo volveré hacer, pero dejeme salir! - grité ya demasiado asustado, pero nadie contestaba - ¿Sr. Will?
Empezó a oirse como algo arañaba la puerta, sería de nuevo ese maldito gato, pero cada vez le daba mas fuerte, hasta que a los pocos minutos se cansó y volví a llamar al dueño, que no contestaba, asi que empecé a aporrear la puerta ya demasiado asustado, pero él no contestaba.
No tenía nada que hacer, seguramente quería que escarmentara, y lo estaba consiguiendo, asi que sin nada que hacer me senté junto al árbol posando mi espalda en él, y en pocos segundos me dormí.
Desperté cuando el cielo había oscurecido, eran las 11:57, el jardín estaba alumbrado por unas flores que había sobre el agua, me acerque a mirar si eran alguna bombilla o algo por el estilo, pero para sorpresa mia no había nada, era la misma flor la que producía la luz, y ensimismado en ello me quede mirandolo unos minutos, hasta que mi reloj dió el pitido de las 12 en punto.
En ese momento bajo el árbol empezaron a encenderce unas lucecitas de colores que comenzaron a moverse dando vueltas al árbol, y tuve que mirar hacia el cielo, exactamente hasta la copa del árbol, donde volvió a formarse la lucecita roja que empezó a bajar dando vueltas al árbol lentamente hasta llegar al mismo nivel que las otras, en donde se quedó parado y comenzó a unirse a las otras,que cuando llegaron a unirse todas de repente se formo un color purpura. Entonces la puerta hacia la casa se abrió de un portazo, y de ella aparecío el gato del Sr. Will, el cual se dirigió directo a la luz, luego se cerró la puerta. Cuando el gato tocó la luz comenzó a transformarse misteriosamente en otra criatura, un lobo, un lobo que empezó aullar a la luna durante unos segundos, segundos que yo no pude usar para huir debido al pánico.
Cuando el lobo dejó de aullar me miró, y corriendo se lanzó sobre mi, pero en el momento que iba a tocarme todo cambió, me encontraba junto al árbol, tumbado y con el Sr. Will, despertandome, eran las 10 de mañana.
-Joven Doing, pequeño, despierta, llevas toda la noche aquí- dijo el anciano.
-¡Sr. Will, cuidado con el lobo! - grité atemorizado.
-¿Qué lobo?- dijo riendose - lo más parecido que tengo yo a un lobo es un husky siberiano, el cual aulla todas las lunas llenas a la luna, igual que esta noche, pensaba asustarte para que escarmentases, pero debido a tu profundo sueño no pudo ni siquiera despertarte el.
- Entonces, ¿el lobo que aullaba cada luna llena desde que era chico es él?- pregunté.
-Si, lleva muchos años así, tiene una obsesión con ella - dijo el.
-Siento haber entrado a su casa Sr. Will, pero desde siempre he querido entrar para ver su jardín.
-Lo se joven, pero no debes entrar a una casa así como así, esta vez lo pasaré por alto y no se lo diré a tus padres, pero que no vuelva a ocurrir- dijo el sonriendo- anda, sal con la puerta con cuidado de Min, es un gato en celo y esta agresivo.
-Está bien, pero una pregunta antes, ¿por qué se ilumina una luz todas las noches en el árbol? - pregunté.
-Es muy facil, lleva ahí desde que mi mujer murió, lo colocó ella para acordarse de nuestra difunta hija, es absurdo, pero bonito - respondió resolviendo mi duda - y ahora vete.
Cogí la puerta y salí,.. Todo había sido un sueño, o más bien una pesadilla, aunque he estado toda una vida intentando averiguar el misterio, y de la forma más extraña lo he averiguado, pero por lo menos he tenido una infancia para soñar.